Encontrar un profesor online

Cuando yo estudiaba en primaria, muchas veces los mismos profesores decían a los padres que su hija/o mejoraría su rendimiento si recibía clases de un profesor particular. Normalmente el profesor tenía que servir para reforzar una matéria en concreto, que ayudara al estudiante a mejorar sus calificaciones. En consecuencia tenía que dedicar muchas más horas a aquella asignatura que se le encallaba.

Las clases particulares es buena muestra de ello, algunas academias son destacadas no sólo por hacer que los chicos superen alguna asignatura que ha quedado atascada, sino también les motiva para estudiar, algunos niños incluso ven atractivo el hecho de estar en un sitio donde ven que van asimilando el contenido que estudian, que en clase al tener una atención menos personalizada se hace más difícil.

Está claro que el interés y la voluntad del pequeño influye y mucho, pero también los ánimos que le damos los padres, dejando de lado nuestra frustración por ver que nuestro hijo se atasque en algo que ahora nos parece sencillo, pero que para su edad no lo sea tanto.

Encontrar el perfil adecuado de profesor no siempre era fácil

profesor online

Empezaba entonces la ardua tarea de encontrar al perfil adecuado aunque, a veces, eran los mismos profesores del colegio los que recomendaban a alguien de su confianza.  Usualmente los propuestos eran antiguos alumnos que habían estudiado magisterio o bien eran recién licenciados en alguna matéria apta para ser enseñada, por ejemplo: matemáticas. Seguidamente, familia y profesor pactaban precio de las horas, los días en que las impartiría durante la semana y el lugar donde las clases serían dadas. Normalmente, los alumnos eran los que se desplazaban a casa del profesor, pero en algunos casos el profesor también se podía desplazar a casa del alumno. ¿Quién no ha sido alumno que necesitara clases de refuerzo? ¿Quién no ha sido profesor particular? Hablemos de los tipos de perfiles que puede tener un profesor particular.

 

Un profesor particular puede tener en sí dos perfiles típicos:

 

  • Eres estudiante de bachillerato; normalmente eres buen estudiante. Ahora necesitas empezar a ganar tu primer sueldo, y qué mejor que haciendo uso de tus conocimientos adquiridos durante tu ya larga vida de estudiante. Das voces entre los vecinos; tus padres también se lo comentan a sus amigos y, así, de pronto, te ves dando clases de inglés al hijo menor del jefe de tu padre.
  • Eres licenciado en filología inglesa o alguna especialidad similar; hace poco que has acabado la carrera y aún no has encontrado ningún trabajo relacionado directamente con tu licenciatura. Lo que te gusta es la literatura pero vés que por ahí tendrás muy posiblemente pocas salidas. Te queda intentar la traducción de textos o el dar clases particulares. Las clases no te dedicarán mucho tiempo a la semana y, de mientras, también puedes buscar un puesto en una escuela de idiomas. No está mal. Eso sí. ¿cómo te promocionas y haces saber que te has convertido en profesor particular? Puedes ir a ver a tus antiguos profesores en el colegio donde estudiaste la primária; puedes poner algún anuncio en el semanario habitual de tu ciudad o puedes anunciarte online.

Mediante un portal especializado como My Teacher, My Friend será mucho más sencillo encontrar un profesor online

profesor online

Esta última opción está siendo bastante común en los últimos años. Existen en la red  portales especializados en clases particulares. Uno de ellos, “My teacher, my friend” incorpora en su página web un buscador donde el usuario interesado (se supone que el propio alumno o alguien cercano a él) ha de rellenar los campos relacionados con el tipo de profesor que busca y, por supuesto, la ciudad en la que las clases particulares han de tener lugar (hay profesores suscritos que pertenecen a varios países del mundo). Cada profesor online dispone de una ficha con sus datos de contacto, la zona en la que se dan las clases y el precio de la hora a cobrar. El espacio web está doblemente dedicado a alumnos y profesores. Principalmente a los alumnos para que encuentren los profesores que buscan y los puedan recomendar, pero también a los profesores, que rellenan sus fichas y pueden mejorarlas según el tipo de suscripción que hayan elegido.

 

Así pues, y como se ve, escoger un profesor es ahora un tanto más fácil gracias a las nuevas herramientas proporcionadas por internet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.