Las 7 faltas más grandes de una niñera en su trabajo

babysitter

Hiciste toda tu investigación, conociste a la familia, hiciste la entrevista, y ahora – felicidades – el trabajo de niñera es tuyo! …. ¡Todo lo que tienes que hacer ahora es asegurarte de conservarlo!

Con un trabajo como niñera, cada vez que trabajas es una oportunidad para demostrar tu destreza. Sólo se necesitan gestos pequeños y frecuentes para construir rápidamente tu reputación como una gran niñera y ampliar tu red de empleadores. Dicho esto, las noticias negativas se difunden con la misma rapidez. Sólo se necesitas un pequeño contratiempo para que te cueste un trabajo, un cliente o incluso tu futuro como niñera. Echa un vistazo a la guía que desde https://ayudaadomiciliovalencia.info/ ponemos a tu disposición para ayudarte a mantener tu buena reputación como niñera o cuidadora de niños a flote.

Lo que no debes de hacer

Compartir en redes sociales

Aunque los niños que estás cuidando pueden ser las criaturas más bonitas que caminan por la tierra, piénsalo dos veces antes de tomar una foto rápida, subirla a las redes sociales o incluso comprueba dónde estás cuidando a los niños. Los padres del niño confían en que tu mantengas su privacidad. Si no estás seguro/a de los límites, siempre pregúntales.

No Hablar Mal – Compórtate

“Siéntete libre de ponerte una película o ver televisión mientras estamos fuera.” Esta es una declaración bastante estándar que las niñeras escuchan cuando los padres salen por la puerta, ¡pero esto no significa que puedas poner una película no clasificada para los niños sin pensarlo dos veces! Como proveedores de cuidado infantil, todos sabemos lo observadores que pueden ser los niños. Lo último que deseas es una llamada telefónica de los padres preguntando por las nuevas pesadillas de su hijo, o por qué su hijo ha empezado a usar un lenguaje grosero. Desde la música hasta los videojuegos, pasando por la televisión -incluso en la privacidad de su tableta o smartphone-, mantenlo en un modo para niños. Los pequeños ojos y oídos de los niños  siempre están mirando!

Renunciar a la autoridad

“Bueno, papá me deja” Siendo la hora de ir a dormir, esa galleta extra o usar el lápiz de labios de mamá, recuerda que eres el/la jefe/a y necesitas hacer cumplir las reglas. Puede ser cierto que al niño se le permite comer galletas en la cama, pero, en caso de duda, sigue tus instintos y mantente firme. Es mejor decir “no” y explicarse cuando los padres vuelvan que explicar por qué hay migas de galletas por toda la cama. Los padres necesitan saber que tienes confianza y eres capaz de cuidar a sus hijos.

Una manera fácil de evitar esto: confirmar todas las reglas de la casa con los padres antes de que se vayan.

Fuera de su hogar

A menos que te hayan dado permiso, bajo ninguna circunstancia debes sacar a los niños de la casa. Los padres esperan saber que su pequeño está a salvo en casa con un supervisor de confianza. Incluso una caminata no aprobada al parque podría dar paso a cejas levantadas. “De acuerdo” todos los planes potenciales deben de ser acordados con los padres antes de que se vayan.

Aplicar Nueva Disciplina

Berrinches, gritando y golpeando… Dios mío. Parte de ser una gran niñera es la aplicación efectiva de la disciplina y la consistencia. Tu forma de disciplina puede ser efectiva, pero también puede ser algo chocante para los niños. Cuando el cliente necesita llamar a una niñera otra vez, puede que se sienta incómodo si su hijo protesta:”No me gusta, me hizo sentarme en la esquina”.

Puede que te sientas incómodo/a, pero habla con los padres sobre cómo manejar los problemas que surgen mientras están ausentes.

Invitar a personas mayores

No importa cuán benevolente seas con tu mejor amigo/a, amigable con tu padre o dulce con tu pareja, no dejes entrar a nadie más en la casa. Recuerda lo que está en juego: tu trabajo. ¿No querrías a un extraño en tu casa verdad? Magnifica esa ansiedad por un par de millones y podrás probar lo que un padre puede sentir al exponer a sus hijos a extraños.

No dejes que tu atención deambule y se distraiga

No dejes que tu enfoque se aleje de los niños. Hace falta un ojo errante, una llamada telefónica privada o una siestecita para que ocurra una tragedia. Nunca dejes a un niño sin supervisión.

Si te aseguras de evitar todos estos pecados de niñera, puedes estar bastante seguro/a de que serás un/a gran cuidador/a de niños, con una larga y próspera carrera de niñera por delante!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.