Guarderia infantil: lo que nos interesa saber

Hoy en día, a menudo suelen trabajar ambos padres en las familias, por lo que tienen que enviar sus hijos a una guarderia infantil, estando aún muy chicos como Chupilandia: http://www.chupilandia.com.

Aunque, de hecho, la guardería sea a veces esencial e indispensable, y aunque los niños sean atendidos por personal calificado que trabaja codo con codo con especialistas, algunas personas suelen preferir dejar los niños con los abuelos.

A los tres años ya que los niños son aún muy pequeños, el juego con sus compañeros de la misma edad  es perfecto para su formación e ideal para padres y abuelos, y todos aquellos que se ocupan de cuidar y enseñar a los más chicos, aunque tener ayuda de unos profesionales en el sector, suele ser una muy buena idea.

Estos sitios sirven también para aprender a comer, ya que el comedor (aunque no obligatorio), es el lugar perfecto para empezar a probar nuevos sabores e ingredientes. Además de que permite comenzar a familiarizarse con las normas necesarias cuando se sientan a la mesa.

La edad en la que se suele empezar esta escuela es alrededor de dos o tres años, o inclusive desde un año y medio. A esta edad, por lo general, casi todos los niños, ya no usan pañales, y pueden expresarse con claridad, así como aceptar más fácilmente la separación de la madre. Eso, claro, no significa que el niño no va a sufrir el desprendimiento o que no exprese con lágrimas y crisis su tristeza del momento, pero tiene la edad adecuada para superarlo.

Si se empieza la escuela a partir de los tres años, la relación entre madre e hijo es ciertamente diferente, que cuando el niño es más pequeño: el impacto en los años anteriores, será más sorprendente, o más significativo (aunque depende del carácter del niño). Y es que el rango de edad del niño es muy importante y un factor a considerar.

Dicho esto, hay que evidenciar que una guarderia infantil, no solo se ocupa de la formación y entretenimiento de los niños, sino que también organiza actividades extracurriculares. Por ejemplo, no suelen faltar los campamentos o algunos cursos de verano, pensados para esos padres que, por motivos laborales, necesitan recurrir a una escuela para los cuidados de sus hijos.

Los que pueden contar con la ayuda de los abuelos, suelen dejar a los peques con ellos durante el verano, pero hay siempre quien prefiere dejarlo con profesionales que garanticen el mejor cuidado de nuestros pequeños de la casa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.